Gira Nodo uva de mesa: Asociarse para enfrentar nuevos desafíos

19

Productores locales realizaron gira para conocer nuevas experiencias de cultivo, en el marco de un proyecto CORFO-UCN.

Dice el refrán que la unión hace la fuerza, y en tiempos complicados, el dicho cobra especial significado. Así lo han entendido los 8 productores de uva de mesa del valle del Elqui, quienes, en las últimas cosechas, han vivido una crisis en cuanto a la producción y su comercialización de las antiguas variedades específicamente de la uva flame.

¿La razón? Más del 80% de la superficie de estos productores – que están participando en un proyecto CORFO-UCN – está plantada con variedades tradicionales de uva de mesa, siendo la variedad Flame Seedless la que posee más superficie, pero también la que en los últimos años ha tenido problemas de precio, asociados a exceso de oferta a inicio de temporada en EE. UU, condiciones climáticas y de condición de la fruta, siendo cada vez menos apreciada por los consumidores, quienes prefieren las nuevas variedades de uva de mesa que están disponibles en los mercados.

Frente a esta situación, aparece esperanzador el proyecto Nodo “Fortalecimiento Pymes Uva de Mesa – Valle del Elqui”, financiado por CORFO, mandantado por la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile (ASOEX) y ejecutado desde este año por el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte. En el marco de esta iniciativa, en marzo se comenzaron a desarrollar talleres dedicados a fomentar la asociatividad, entendida como un factor clave para la exportación en uva de mesa. Las jornadas han estado a cargo de Pedro Hernández, ingeniero agrónomo, Daniela Henríquez, socióloga, y Mario Jorquera, todos profesionales del Instituto de Políticas Públicas de la UCN, a cargo del proyecto.

En los talleres participan los ocho productores de uva asociados al Nodo, quienes se están capacitando en asociatividad, mercados de exportación, plan de negocios y ley de inocuidad de alimentos, entre otros temas. Las clases, explica Mario Jorquera, coordinador del nodo, están orientadas a la decisión de los productores, respecto de la forma organizativa, y de la reconversión productiva que realizarán en su futuro cercano. Además, destaca que el Instituto de investigaciones agropecuarias (INIA) otorgará asistencia técnica individual en torno a los manejos de poda, de fitosanitarios, riego y otros, además de una asesoría en registro, gestión y control de costos, desarrollada por el profesional Guillermo Olguin.

Aprender de otros

En este contexto, durante marzo se realizó una gira para conocer experiencias asociativas en el valle del Choapa (Illapel y Salamanca) y en San Felipe, conociendo experiencias en las regiones de Coquimbo y Valparaíso, en cuatro a empresas que han realizado exportaciones de manera asociativa. En la ocasión, los productores locales pudieron entrevistarse con gerentes, empresarios, administradores y jefes de packing, como actores relevantes e informantes.

Respecto a las empresas asociativas visitadas y que cuentan con nuevas variedades de uva de mesa para la exportación, se visitó en San Felipe (V Región) a la empresa Mi Fruta; en la región de Coquimbo, los emprendimientos asociativos en uva de mesa son muy escasos, por lo cual se visitaron las experiencias asociativas en el rubro de las nueces: la cooperativa Agronuez y el proyecto asociativo Agrícola Comercial Nueces, ambos del valle del Choapa. “Todas empresas que aportaron desde la experiencia en cuanto a las formas de asociatividad, los principales aprendizajes, las dificultades, y las ventajas de trabajar y exportar asociativamente, motivando de esta forma a los productores del Nodo a conformarse formalmente en una figura asociativa, aún por definir”, explica Mario Jorquera.

Además, los viñateros locales visitaron el Vivero Los Andes, para conocer el proceso de elaboración de plantas injertadas de vid de mesa y sus características productivas potenciales en relación a la plantación franca que desarrollan los productores.

La importancia de esta gira, reflexiona Jorquera, “radica en aglutinar el grupo de trabajo de los ocho productores de uva de mesa que cuentan principalmente con uva flame, cultivo que ha entrado en crisis en el último tiempo. En el transcurso del tiempo, ellos contarán con mayores herramientas para definir su porvenir, generar asociatividad, realizar una reconversión productiva, instalar nuevas variedades de uva de mesa en sus predios, o posicionar a la pasa como un producto de calidad en la región y el mundo, lo que es parte del desafío que estos productores enfrentan en este momento”.

Opiniones

A pocos días de la gira, sus protagonistas comentan:

“No estamos equivocados en el camino que estamos tomando… de asociarnos. De lo chico que somos, es la única forma de salir adelante, asociándonos”. Vicente Vergara, productor de uva de mesa, Vicuña.

“Es necesario estar unidos como agricultores, para poder tener volumen, porque eso significa una mejor negociación y sobre todo una mejor comercialización, y eso depende de únicamente de la voluntad que tengamos nosotros de estar unidos como grupo y a lo mejor con la posibilidad de integrar a otras personas, que se interesen para formar un grupo cohesionado, que tenga un fin común”. Mariano Rodríguez, productor de uva de mesa, Vicuña.

Noticia por: Cecilia Becker