Energía busca bajar precios para comercios, clínicas y empresas

333

????????A través de un ajuste legal el Ministerio de Energía está tratando de extender su meta de bajar los precios residenciales de la electricidad a aquellos usuarios que tienen consumos medios y actualmente se rigen por el sistema comercial de aquellos de mayor volumen, como las mineras.

La intención del gobierno es que clientes como clínicas, centros comerciales, supermercados, edificios, empresas medianas e incluso el aeropuerto de Santiago puedan abandonar la categoría de clientes libres y optar a ser abastecidos por las distribuidoras en un régimen regulado, como sucede con los residenciales, cuyo consumo promedio (familia de cuatro personas) es de 186 KWh.

Hoy, la ley eléctrica establece que los usuarios con potencia conectada entre 5 KW y 2 MW son regulados y pueden optar a cambiar a la categoría libre en la cual la negociación es directa con la generadora, proceso que es obligatorio para quienes exceden dicho número.

La propuesta normativa, que es parte del proyecto de ley que modifica las licitaciones de suministro ingresado el martes al Congreso, consiste en ampliar este rango de potencia hasta los 10 MW, permitiendo que ese tipo de usuarios accedan a los precios que se obtengan en las subastas que a partir de este cambio legal podía diseñan la autoridad.

Producto de la desadaptación del sistema, que no ofrece suficiente oferta eficiente, los clientes libres han estado sometidos a altos precios marcados, principalmente por el costo marginal y el traspaso a tarifas del riesgo del negocio de generación.

La Comisión Nacional de Energía (CNE) le pidió información a las distribuidoras para determinar cuántos clientes se beneficiarían con esta modalidad. Sin embargo, para las firmas esta información sensible, pues es parte de su estrategia comercial.

El rango de posibles beneficiados es amplio, ya que una empresa como Nestlé, por ejemplo, requiere una potencia de 5 MW, lo mismo que un mall como el Plaza Oeste. El terminal aéreo, en tanto, necesitaría unos 7 MW.

Otro ejemplo, es un supermercado de rango medio que necesita entre 1 y 1,5 MW, mientras que una Pyme promedio cerca de 2 MW al mes.

En la actualidad si uno de estos usuarios quiere salir del segmento “libre” debe usar “argucias” como dividir su consumo en varios medidores.

Aclaran en el gobierno que este tipo de clientes accederían a una tarifa diferente de la residencial, que dependería de otros factores, con un cargo fijo diferenciado y cobros por energía y tensión.

Entre las distribuidoras eléctricas ven la idea del gobierno como positiva –pues en un escenario ideal atraería más clientes a su cartera- pero señalan que hay aspectos que se deben analizar antes de seguir avanzado, como el impacto de un crecimiento explosivo en su demanda, pues uno de estos clientes podría representar consumos equivalentes a los de 60 casas.

Además, ha sido difícil para estas firmas concretar las últimas licitaciones de suministro.

Ministro Pacheco espera que proyecto de ley esté aprobado a fines de año

Hacia el último trimestre de este año, el gobierno espera tener aprobado el proyecto de ley que reforma el sistema de licitación de suministro eléctrico, que el martes ingresó al Congreso. Así lo señaló ayer el ministro de Energía, Máximo Pacheco, ante la comisión de Minería y Energía de la Cámara. En la instancia, el secretario de Estado criticó el rol de las distribuidoras durante las últimas subastas para clientes regulados, indicando que desde 2006 no tuvieron incentivos para buscar precios más bajos.

Con esto, Pacheco justificó el principal argumento del gobierno para cambiar este mecanismo y dejar en manos de la autoridad la elaboración de las bases de estos procesos. «Las distribuidoras no cuentan con los incentivos necesarios para buscar precios eficientes para la sociedad, y esto sucede porque ellos traspasan todos los costos a sus clientes», dijo el titular de Energía. Entre 2006 y 2013, los precios de adjudicación pasaron de US$ 60 por MWh a casi US$ 130 por MWh.

En este sentido, indicó que la intención del gobierno es atraer a nuevos inversionistas al mercado local, por lo cual en las bases se establecerán «premios» para aquellos generadores que presenten proyectos y no operen actualmente en el mercado chileno. El titular de Energía señaló que la próxima semana el gobierno ingresará a trámite ante el Congreso el proyecto de ley sobre colectores solares y hacia fines del ejercicio el de asociatividad.

Fuente: www.df.cl