Los changos regresan a la costa antofagastina

416

Los changos regresan a la costa antofagastina

Proyecto “Rechangueando”, nacido en Diplomado de nuestra Universidad, invita a vivir y compartir la playa Las Almejas con educación, cultura y recreación.

La playa Las Almejas de Antofagasta es el escenario de un proyecto que busca rescatar la cultura de los changos, etnia de pescadores y recolectores nómadas que en el pasado habitó la costa del desierto de Atacama hasta la Región de Coquimbo.

La iniciativa consiste en la creación y consolidación de un centro al aire libre para rescatar e instaurar un discurso de identidad relacionado con los changos, además de poner en valor un sector del borde costero rocoso de la capital regional que ha estado a la deriva de las intervenciones urbanas y sociales de la comuna. Esto, a través de la implementación de mobiliario que promueva la estancia entre la playa Las Almejas y el Balneario Municipal (sector abandonado entre el muro y el domo de yoga).

El centro cultural tendrá la primera biblioteca y museo de la biodiversidad costera al aire libre, con el propósito de difundir la cultura changa (infografías, tótem informativo y actividades lúdicas que giren en torno a las costumbres de ese pueblo extinguido en Chile), lo cual será de acceso gratuito para todo público.

Los autores del proyecto son la socióloga María José Godoy Schnettler y el antropólogo Fernando Zúñiga Varas, ambos alumnos del Programa de Diplomado de Innovación Territorial Aplicada (ITA), impartido por el Instituto de Políticas Públicas (IPP) de nuestra Universidad.

En la actualidad, comentan, están en conversaciones con distintas empresas para la concreción de dichas instalaciones.

PROYECTO
El emprendimiento social propuesto por estos dos profesionales, titulado “Rechangueando”, incluirá distintas acciones hacia la comunidad antofagastina, como invitar a leer un libro, compartir un café y cuidar el entorno, atacando problemas como la basura, entre otras formas de recreación.

La iniciativa aspira a convertirse en un modelo de gobernanza territorial, explicó Fernando Zúñiga, con pautas de cómo empoderar a las personas y los espacios para desarrollar distintas actividades culturales modernas en el lugar.

María José Godoy agrega que, junto con ello, se pretende generar sentido de pertenencia y cuidado del espacio público, por parte de quienes lo utilizan.

Recordó que en décadas pasadas esta área costera y sus roqueríos fueron muy utilizados por las familias antofagastinas, que disfrutaban las pozas, además de extraer piure. Por eso esperan que la ciudadanía pueda recuperar el espacio y aprovecharlo durante todo el año.

ORIGEN
La idea nació en la sala de clases, en el marco de una constante reflexión acerca del desarrollo y los acontecimientos en la región. “En el transcurso del Diplomado se fue concretando en algo más claro y finalmente llegó al concepto ‘Rechangueando’. Fue paralelo a otras iniciativas que realizamos con distintos grupos en el contexto del programa”, manifestó la socióloga.

Posteriormente, al término del Diplomado tuvieron la oportunidad de presentarla ante los evaluadores y expertos, socializándolo para ver su factibilidad. “Solo era una idea y pensamos en no exponer al respecto, pero los profesores nos incentivaron, y fue así que lo dimos a conocer a las autoridades regionales y académicos de la universidad que formaban la comisión, la que eligió el proyecto como el mejor del Programa de Diplomado y también del Área de Innovación Social”.

FINANCIAMIENTO
En 2016 se adjudicaron recursos de AntofaEmprende para concretar las primeras acciones, entre ellas el hermoseamiento del lugar, pintura, reparación del mobiliario urbano existente, y un café que comenzará a funcionar a fines de enero de 2017, con la finalidad de obtener recursos para la mantención del espacio.

Mientras, durante los fines de semana esperan replicar el evento de prueba realizado con AntofaEmprende, llamado “Toma-té la playa”, donde numerosas familias acudieron a tomar té, leer un libro, escuchar música en vivo, participar en clases de yoga o ver cine en la noche. La gran cantidad de asistentes demostró la valoración de la comunidad a la recuperación del espacio y el encuentro.

Jornadas similares tendrán lugar los fines de semana durante el verano de 2017, incluyendo nuevas actividades.

María José Godoy es animadora sociocultural del Proyecto Multihélice de Innovación Social de la UCN; mientras que Fernando Zúñiga antropólogo del Museo Ruinas de Huanchaca. Sobre las acciones ya realizadas destacaron la disposición del público a dejar limpia la playa tras la actividad, así como a regresar los materiales repartidos en la oportunidad, “lo que es una muestra del compromiso y valor que los antofagastinos dan al sector de Las Almejas”.

Estos emprendedores se constituyeron en una corporación sin fines de lucro -“ANF”-, con la intención de educar, investigar y estudiar la cultura en beneficio de la comunidad y los turistas.

Destacaron el apoyo de la Municipalidad de Antofagasta, que dio el permiso para el uso de Las Almejas; y de la Gobernación Marítima, que realizará el cambio de arena en el sector.

También recibieron el respaldo del Instituto de Políticas Públicas y del Proyecto Triple Cuádruple Hélice de la UCN, de Fundación Ruinas de Huanchaca, Escuela de Surf Padang Padang, Mandala Yoga Fitness, y Cine en Tu Cancha. Mientras, la Biblioteca Viva y el Consejo de la Cultura y las Artes, así como otras empresas e instituciones, aportan con donaciones a la iniciativa.

Los profesionales manifestaron que se sienten agradecidos de la comunidad que ha mostrado su deseo de ser partícipe de la propuesta, y también están conscientes del desafío que significa llevarla adelante. “Es un proyecto humilde, pero potente en sus resultados. ‘Rechangueando’ es vivir la costa”, puntualizaron.