El Instituto de Políticas Públicas aplicó los Objetivos de Desarrollo Sostenible a la región de Antofagasta; analizó el escenario que viven los antofagastinos con respecto a cada temática abordada en la Agenda 2030.

En 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Se trata de un plan de acción que favorecería a las personas, al medio ambiente y la prosperidad. A estos objetivos se suscribieron 173 países de la ONU, transformándose así en un desafío mundial donde la erradicación de la pobreza es uno de sus aspectos principales.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 son 17 y abordan los siguientes aspectos: el fin de la pobreza; hambre cero; salud y bienestar; educación e calidad; igualdad de género; agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; trabajo docente y crecimiento económico; industria; innovación e infraestructura; reducción de desigualdades; ciudades y comunidades sostenibles; producción y consumo responsable; acción por el clima; vida submarina; vida de ecosistemas terrestres; paz e instituciones sólidas; alianzas para lograr los objetivos.

El Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte, bajo la dirección de Cristian Rodríguez, trabajó en 2020 para aplicar estos objetivos a la región e Antofagasta. Para cada objetivo determinó cuál era el escenario que vive la zona para poder determinar cuál realmente será el desafío que tiene la región y Chile por delante.

Revisa los detalles del estudio aquí.

Artículo anteriorInmigración, crisis humanitaria y políticas públicas
Artículo siguienteEntre los tiempos de incertidumbre y la promesa de un salto al desarrollo