spot_img

NUEVO AVANCE DE INVESTIGACIÓN ENTREGA LUCES SOBRE EL PANORAMA DE LAS PYMES EN ANTOFAGASTA

En el marco del Sistema de Información Territorial, el Instituto de Políticas Públicas presenta un nuevo avance de investigación sobre el efecto del estallido social y la pandemia en las empresas; el rubro más afectado habría sido el de la construcción.

¿Cuáles y cómo se han manifestado los efectos de la crisis sanitaria en la realidad empresarial y laboral de la región de Antofagasta? Esta es la pregunta de investigación que guía el estudio analítico que se realizó dado el impacto que ha tenido la pandemia en el desarrollo regional de Antofagasta, afectando principalmente al sector del empresariado, fuera de las altas cifras hospitalarias y de defunción.

El avance de investigación se centra en la realidad de las empresas y el mercado laboral entre el 2019 y el 2021; y se realizó en distintas etapas que contemplan el reconocer y caracterizar cifras oficiales, tanto del período previo a la pandemia como los impactos que ha tenido. Esto contempla los siguientes aspectos: cómo se ha ido configurando la situación regional hasta la actualidad, dónde se pueden identificar los elementos que ayudaron a amortiguar los efectos de los vivido y qué desafíos han surgido en pos del desarrollo regional.

Principales conclusiones

En el estudio se determina que antes de la pandemia el panorama era alentador, pues había una tasa de crecimiento de 3,3%; sin embargo, tras el estallido, el gasto fiscal aumentó en favor de la defensa pública y para suplir las demandas ciudadanas. De esta manera, hubo una desaceleración económica y disminuyó la tasa de ocupación de un 61% a un 60%, lo que significó la no contratación de 5.080 personas.

Con la pandemia el panorama la empleabilidad y el comercio se vieron enormemente afectados; sin embargo, el empleo asalariado en empresas privadas se habría visto menos afectado que el trabajo por cuenta propia, o por lo menos eso habría señalado la CEPAL. El estudio del Instituto de Políticas Públicas además concluye que lo anterior puede verse en las cifras de sueldos de algunos rubros, pero que hay una falta de claridad para saber cuáles son los trabajos por cuenta propia. De esta manera, alude a “la necesidad de contabilizar e incorporar aquella porción de la población que gracias a ello ha podido subsistir durante esta crisis.”

Dentro de las empresas más afectadas estarían las del rubro de la construcción con un 27,71% de las quiebras para el 2019, que corresponde a una empresa de segunda categoría, las más afectadas en 2019 y 2020 con la mayor cantidad de quiebras.

Soluciones propuestas

Tras el análisis que hizo el IPP, se propuso el generar modelos de desarrollo local que sean capaces de mantenerse en el tiempo con ciertas actividades que aprovechen las ventajas territoriales, pero “a su vez, haciendo un correcto diagnóstico de aquellas empresas capaces de enfrentar la adversidad, proponer soluciones o acompañamiento, no sólo implica la necesidad de recurrir a alternativas del sector público, sino que considerar iniciativas del sector privado, capaz de auspiciar y subsidiar empresas rentables con alternativas a futuro”.

También se menciona la necesidad de que se generen estrategias que sean fuertes, para que disminuya la incertidumbre de las empresas ante las emergencias y sean capaces de adaptarse mejor a las fluctuaciones del mercado y no solo a medidas que sean subsidiarias del Estado.

 

Último artículo