Luis Miguel Rodrigo: “Si no tenemos información estadística no sabemos lo que está pasando”

295

Entrevista al Director del Instituto de Economía Aplicada Regional (IDEAR) UCN

Los indicadores, índices y la información estadística en general, es una importante herramienta para conocer la realidad sobre diversas temáticas sociales, los que pueden servir como base para iniciativas y construcción de políticas públicas.

Las encuestas y barómetros de percepción ciudadana también son un instrumento para contrastar los datos objetivos con la opinión y el sentir ciudadano.

Sobre esta temática conversamos con Luis Miguel Rodrigo, Doctor en Sociología. Universidad de Valencia de España y Director del Instituto de Economía Aplicada Regional (IDEAR) de la Universidad Católica del Norte, quien nos contó el trabajo desarrollado por el Instituto y la importancia de contar con datos científicos.

 

¿Cuál es el trabajo desarrollado por IDEAR en el ámbito de las encuestas de percepción?

Hemos realizado trabajo sobre conmutación, es decir, que llegue gente a trabajar a la región, pero que no vive aquí, lo que se llama “población flotante”. Tenemos una línea de investigación respecto a cuántos conmutantes hay y el efecto económico de ellos.

Hay una línea  de encuesta que desarrolla Gianni Romini y Miguel Atienza, que aborda las pymes en la Región de Antofagasta y esa se realiza cada cierto periodo. Es un trabajo en serie.

Realizamos un importante trabajo de percepción con grupos de discusión por todo Chile. Se llamaba “Discursos sobre la Región de Antofagasta”, que trataba sobre las representaciones sociales sobre la Región de Antofagasta en Chile. Ese trabajo lo diseñamos pensando en capturar  lo mejor posible la percepción de la ciudadanía a lo largo del país. Los economistas estudiaban que había una paradoja, porque desde el punto de vista económico de Chile, los salarios  en Antofagasta eran significativamente más altos que en el resto del país, sin embargo, la región no tenía capacidad de atraer gente. La gente no se venía a vivir a Antofagasta. La paradoja era que las mineras estaban necesitando trabajadores y no llegaban de otras regiones, a pesar que los salarios eran más altos.

Entonces, se habían hecho trabajos con encuestas para  intentar entender este proceso y no habían resultado bien. Así que decidimos hacer un trabajo cualitativo con grupos de discusión en distintas regiones de Chile; en el norte grande, norte chico, centro y sur del país. Nos fijamos en la población que más nos interesaba atraer a la región, que eran los jóvenes universitarios recién egresados y entrando al mundo laboral. El informe creo que es el mejor trabajo que hemos realizado. En este informe aprendimos muchísimo sobe cómo es vista la región en el conjunto de Chile. Por ahora es el mejor que hemos hecho sobre territorio y fue mucho mejor que hacer una encuesta para cumplir con el objetivo del estudio.

 

¿Han trabajado con indicadores de Desarrollo Humano?

AL principio el Observatorio Regional de Desarrollo Humano (ORDHUM),  trabajó en los indicadores de Desarrollo Humano  con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Al menos los informes de los primeros tres años se realizaron en Desarrollo Humano. En este momento hay tres investigadores que están muy familiarizados con los indicadores de Desarrollo Humano.

 

¿Qué importancia tiene manejar información estadística regional en diversas temáticas?

Muchísima. Si no tenemos información estadística no sabemos lo que está pasando. Todas las políticas públicas deberían estar basadas en buena información, y no solo estadística, también cualitativa de calidad. Más que información estadística, diría que es la información científica, que está construída en base a una metodología. Es fundamental contar con ella y para eso están  los observatorios que tienen por objetivo básicamente construir información de calidad para que se puedan tomar buenas decisiones por parte de quienes corresponda.

De otra manera estarías tomando decisiones a raíz de prejuicios  y del conocimiento parcial que tienes de la realidad. Es lo que pasa en Antofagasta con los inmigrantes que la mitad de la población cree que están detrás de la delincuencia y las drogas y cuando vez las estadísticas de carabineros te das cuenta que  más del 90% de los delitos lo producen pobladores locales.

 

Sirven para derribar mitos…

De todas maneras. Puede servir para derribar mitos como el que mencioné anteriormente, pero fundamentalmente para no malgastar el dinero público y hacer políticas públicas  que realmente estén bien formuladas. Aquí uno se da cuenta de que hay mucha política pública  que tiene que ver con lo que creen las personas que tienen  que tomar decisiones, los prejuicios que tienen, información parcial y eso no sirve de nada. Ahí está el trabajo de los observatorios, que seamos capaces de levantar información.

 

La universidad tiene un rol importante en ese sentido y está aportando a través de los centros de investigación…

Así es. Es fundamental generar información de calidad y pertinente para la región, porque muchas veces se dedican a hacer investigación que se manda a Estados Unidos y Europa, y que no tienen ningún sentido para la región. La información debe ayudar en algo al territorio y ser pública. Hay veces que hacemos consultoría, pero esa es una información privada a la que solo tiene acceso el cliente. El rol de los centros  e institutos es generar información pública, de calidad y abierta a todo el mundo.