Heinrich Von Baer: “Las regiones deben prepararse desde ya, generando todas las capacidades y articulaciones necesarias para aprovechar el nuevo escenario institucional”

280

Heinrich Von Baer: “Las regiones deben prepararse desde ya, generando todas las  capacidades y articulaciones necesarias para aprovechar el nuevo escenario institucional”

Entrevista al Presidente de la Fundación Chile Descentralizado

La semana pasada el Senado mantuvo un extenso debate en particular del proyecto descentralización,  que en su trámite, crea la nueva figura de un Gobernador Regional electo por mayoría simple y considera el cargo de Delegado Presidencial Regional, nombrado por el Ejecutivo. Este hito histórico es el primer paso para el proceso de descentralización, pero no estuvo exento de críticas que encendieron el debate.

Conversamos sobre esta aprobación en el Senado y lo que significa esto para las regiones y el país con el Presidente de la Fundación Chile Descentralizado, Heinrich Von Baer, quien cuenta con una gran trayectoria académica y liderazgo nacional respecto al desarrollo de las regiones.

 

¿Qué le pareció la aprobación de elección de gobernadores regionales, por parte del Senado?

A partir de ahora Chile es otro país. El Senado de la República aprobó por amplia mayoría la elección de los gobernadores regionales en  reemplazo de los intendentes designados, con un umbral de 40%. Esto da paso a la construcción de un Estado unitario en lo esencial, pero descentralizado para alcanzar la condición de país  desarrollado con más y mejores oportunidades para todos los ciudadanos a lo largo de todo el territorio nacional. Con eso se da muestra de la capacidad de escuchar a las ciudadanía de las regiones que durante 20 años venimos pidiendo y comprometiendo a los candidatos presidenciales desde el año 1999 en adelante, los que han prometido la elección de las autoridades regionales, pero sin cumplirla. Ahora se abre la oportunidad que debe ser bien aprovechada a partir de esta histórica decisión del Senado, luego de un debate prolongado y complejo.

Valoramos que todos los senadores y senadoras se hayan expresado por la necesidad de reemplazar el modelo de Estado centralizado, burocrático e ineficiente actual, por uno descentralizado y se hayan declarado a favor de un proceso efectivo de descentralización, partiendo por la necesidad de elegir al gobernador regional. Ahora esta histórica reforma pasa a  su segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados, en la cual esperamos lograr un debate con altura de miras, en profundidad, pero con suficiente avance para lograr la aprobación y promulgación de esta reforma constitucional. Esto en paralelo  al otro proyecto que tiene que ver con el traspaso de suficientes competencias a los futuros gobiernos regionales y al gobernador regional. Esto debe ser perfeccionado con un esfuerzo real por parte del gobierno y de la propia oposición.

¿Cuál sería la dinámica que se podría dar entre el gobernador regional y el delegado presidencial?

En primer lugar, si se trata  de sustituir el modelo de Estado altamente centralizado, vertical y burocrático que nos rige y no da para más.  La elección del modelo apropiado, para el tamaño poblacional, de la economía y configuración geográfica de nuestro país, sería un modelo de Estado intermedio. Tendría que ser unitario en lo esencial, pero gradual y progresivamente descentralizado, hacia un municipio y las regiones con todo lo que tiene que ver con el desarrollo. Desde ese punto de vista, estructural e inevitable, si queremos descentralizar debe existir una autoridad regional electa y legitimada por la ciudadanía con estabilidad, que los actuales intendentes no tienen. La nueva autoridad en el futuro va a coexistir, esperamos armónicamente, con una autoridad designada por el presidente de la república que se llamará delegado presidencial a nivel de provincia y de la capital regional. Por lo tanto, se trata de fortalecer y ampliar lo más que se pueda las competencias de los gobernadores regionales electos, y de delimitar con suficiente precisión las facultades de gobierno interior y de supervisión de los servicios desconcentrados que le corresponde al delegado presidencial.

¿Cuáles son los nuevos desafíos para las regiones?

Las regiones deben prepararse desde ya, generando todas las  capacidades y articulaciones necesarias para aprovechar el nuevo escenario  institucional que se nos va a abrir, esperamos a partir de una fecha  próxima. Desde  ya hay que convocarse,  alinearse y articularse con propuestas de futuro para que en el proceso eleccionario existan las mejores candidaturas y propuestas de programa. No solamente deben existir nombres y partidos o coaliciones que respalden estas candidaturas, sino que también son necesarias propuestas de futuro regional.

¿Cuál sería el rol de las universidades regionales?

A las universidades regionales les corresponde tener un papel absolutamente protagónico de co-constructores de todo el proceso. Tienen una tarea de formar capital humano calificado y comprometido con las tareas, desafíos  y oportunidades del desarrollo regional y local, que se desencadenan a través de este proceso. Son absolutamente determinantes en la generación de conocimiento calificado construido de un modo compartido con los principales actores del desarrollo local y regional. Deben crear centros de pensamiento estratégicos territoriales que, sin prejuicio del gobierno nacional o regional, visualicen el futuro a largo plazo de cada una de las regiones y generen  toda una dinámica de pensamiento, construcción y un estado de ánimo.  Ahora sí se nos abre a las regiones y a las universidades un futuro que no solamente hay que conquistar, sino que hay que merecer con más y mejor trabajo de la academia regional.