Esteban Valenzuela: “El gobernador regional debe tener más relevancia y el Consejo Regional hacerse cargo de políticas públicas más integrales y no solo del FNDR”

357

Esteban Valenzuela: “El gobernador regional debe tener más relevancia y el Consejo Regional hacerse cargo de políticas públicas más integrales y no solo del FNDR”

Entrevista al ex presidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización

La descentralización es uno de los objetivos principales para el desarrollo de las regiones, por lo que la  aprobación de la  reforma constitucional que permitirá la elección directa de los nuevos gobernadores regionales por parte de la Cámara Alta, es un paso para lograr dicho objetivo.

El punto más discutido en la sesión fue sobre las atribuciones que el gobernador regional y el delegado presidencial tendrían, cuestionando el real papel que cada uno de ellos desenvolverá en la región.

Acerca de lo anterior se refirió el ex presidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización, Esteban Valenzuela, en conversación con el IPP.

 

¿Qué le pareció la jornada que finalizó con la aprobación de elección de gobernador regional?

Fue histórica la jornada y positiva, pero con objeciones. Para obtener los votos el gobierno tuvo que acordar una norma con los parlamentarios. Esta consistía en  tener completada la Ley de traspasos de competencias a los gobernadores regionales. Lo anterior debido a las críticas sobre la poca claridad, según ellos, del  proceso de traspaso de competencia. Esperamos que no sea una artimaña para posponer esto hasta la próxima década.

Lo positivo es que la Nueva Mayoría se haya sumado, los independientes y regionalistas.  Se destaca que ambos senadores de la Región de Antofagasta votaron a favor de esta elección democrática. También me gustaría rescatar el voto favorable de tres senadores de Renovación Nacional.

Una de las críticas más fuertes, como usted dijo, es la definición de las competencias administrativas y financieras del nuevo gobernador regional ¿Qué piensa de ellas y cómo ve el resultado de la próxima votación que es sobre esto?

Estoy parcialmente  de acuerdo.  El gobierno aprobó ya en la Cámara de Diputados y los senadores ya conocen en Plan de Traspaso de Competencias, por lo que ellos lo deben comenzar a tratar. Esto tiene cosas no menores; el gobernador estaría a cargo de la gobernación, existirían divisiones nuevas en el gobierno regional y no sería solo preocuparse del FNDR. Pero hay una parte de la crítica  constructiva, que comparto, es que los procesos de traspaso de competencia requieren un programa de aquellos servicios  que van a ser traspasados al sistema regional de manera más categórica. La Comisión Presidencial consensuó, el año 2014, un escenario que tenía como foco que se podían traspasar tres grandes servicios al gobierno regional: el Servicio de Vivienda y Urbanización, Corporación de Fomento de la Producción  y el Instituto de Desarrollo Agropecuario.

¿Cuál sería la dinámica entre el nuevo gobernador regional y el delegado presidencial?

Recordar que hasta en los sistemas federales hay un delegado. Acá hay legalidad y legitimidad. El gobernador electo es totalmente legítimo. Debe tener al menos el 40% de los votos o se va a segunda vuelta. Recordemos que hoy mismo en un sistema centralizado, muchas veces los intendentes tienen completa negociaciones con los ministerios que son muy celosos unos de otros, entonces  se busca más poder del orden territorial. Obviamente hay esquemas de buenas relaciones intergubernamentales que acá se van a fortalecer. El delegado presidencial va a tener que ayudar a facilitar la articulación  y el cumplimiento de los planes que tengan el consejo regional con su gobernador electo.

¿Cuáles son los desafíos para las regiones después de la elección de gobernadores regionales?

Los principales desafíos son articular, ser pragmáticos, hacerlo bien y tener indicadores.  El gobernador regional debe tener más relevancia y el consejo regional hacerse cargo de políticas públicas más integrales y no solo del FNDR. Por lo tanto, esto debiera fortalecer al gobierno regional. Hay un concepto que yo uso que es “descentralización apropiada”, que es apropiarse de ella y hacerlo de buena manera.

¿De qué manera se involucran las universidades regionales en este proceso?

Hay que  hacer políticas públicas, monitoreos, observatorios, alianzas con otras universidades. Hay pocas universidades que tienen área de desarrollo territorial. Estas instituciones deben ayudar a las regiones a hacer una buena calificación del personal y espacios de gobernanza. Es muy importante que las universidades sean las intelectuales orgánicas del consejo regional y hagan monitoreos en los acuerdos, además de apoyo en la construcción de políticas pública y ordenanza para dar cumplimiento a la Estrategia Regional de Desarrollo. Creo que viene un rol más proactivo de las universidades que tienen arquitectura y urbanismo, por la gobernanza metropolitana que pasa a ser clave.