Francisco Alburquerque: “La formación de capacidades en los temas vinculados con la Innovación Territorial Aplicada es un aspecto fundamental para el desarrollo de una región”

280

Entrevista al asesor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Francisco Alburquerque, Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales, Master en Desarrollo y Políticas Públicas en América Latina, quien se desempeña como asesor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), visitará nuevamente Antofagasta en el marco de la de la segunda versión del Diplomado de Innovación Territorial Aplicada, que dictará el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte.

Alburquerque es uno de los primeros docentes que expondrá en esta versión del Diplomado, enfatizando en las temáticas de desarrollo e innovación territorial, en las que cuenta con vasta experiencia a nivel internacional. Conversamos con él sobre innovación, desarrollo y territorio, además de la experiencia de dictar nuevamente clases en Antofagasta.

 

¿Cuál es la importancia de generar capacidades propias en una región, respecto a la gestión estratégica de innovación y desarrollo territorial?

La tecnología no es información de aplicación general y fácilmente transferible o utilizable. La asimilación de tecnologías es, por consiguiente, una condición indispensable para desarrollar el “saber hacer” y poder desplegar capacidades efectivas de desarrollo tecnológico autónomo. Dicha asimilación exige actividades de aprendizaje en el ámbito territorial específico. La capacidad de aprendizaje local y de “innovación adaptativa” tiene como finalidad maximizar el grado de adaptación a las circunstancias locales de las tecnologías importadas. La asimilación con éxito de tecnologías depende, pues, de una capacidad propia de I+D y de una infraestructura para ello. La compra exterior de tecnología no supone automáticamente su adquisición efectiva y su dominio. El dominio de la tecnología requiere su integración en la programación del desarrollo territorial, incorporando actividades sustantivas en este sentido.

 

¿Qué le parece que este año se dicte la segunda versión del Diplomado de Innovación Territorial Aplicada?

Creo que la formación de capacidades en los temas vinculados con la Innovación Territorial Aplicada es un aspecto fundamental para el desarrollo de una región, máxime cuando dicha capacitación se concibe como una herramienta para la acción, esto es, para la apertura de espacios de colaboración público-privada entre los diferentes actores territoriales clave en la región. En este sentido, la continuidad del Diplomado de Innovación Territorial Aplicada en la región me parece una intervención llena de sentido.

 

¿Cuáles características debe tener, o con qué herramientas debe actuar un actor para ser un agente de desarrollo e innovación?

El “saber hacer” está formado por un conjunto de conocimientos prácticos, no siempre formalizados, adquiridos mediante la práctica, y que se traducen en un conjunto de habilidades operacionales indispensables para utilizar una tecnología dada. Por eso mismo, la formación de capacidades para la gestión del desarrollo territorial requiere profesionales (agentes de innovación y desarrollo local) para la animación y activación en el territorio, a fin de movilizar sus recursos endógenos en una dirección estratégica, decidida de forma participativa por la propia comunidad local o regional.

Asimismo, el Agente de Innovación y Desarrollo Local debe poseer capacidades que no forman parte de la enseñanza académica formal, como son la capacidad intuitiva, la capacidad de observación, la visión integrada, la sensibilidad, la creatividad, o la capacidad de generar consensos. También debe tener una formación amplia que le permita disponer de conocimientos sobre el análisis geográfico regional, la economía del desarrollo, la ecología aplicada y la utilización de recursos naturales, la gerencia de empresas, el análisis de cadenas productivas y mercado de trabajo, la agronomía, el turismo, la sociología, la historia, la psicología, y la gestión de proyectos, entre otros.

Así pues, si bien la adquisición de conocimientos académicos es un aspecto fundamental del proceso formativo del Agente de Innovación y Desarrollo Local, no es el único, ni tan siquiera resulta imprescindible en algunos casos. El conocimiento formal e informal, la experiencia, las habilidades, las capacidades y, sobre todo, el compromiso social y ético por el desarrollo del territorio, constituyen las características personales fundamentales de estos agentes.

 

¿Qué tan importante son las redes?

La formación de redes orientadas a la cooperación entre diferentes actores territoriales con el fin de impulsar los procesos de innovación en una determinada región es una actividad fundamental para impulsar dichos procesos. La formación de este tipo de redes es parte del proceso de innovación social requerido para ello, y no puede limitarse a la simple utilización de las herramientas que hacen posible hoy la configuración de “redes sociales”. Hay que recordar que la incorporación de innovaciones no constituye únicamente un hecho tecnológico. Es, fundamentalmente, un hecho social y organizativo, ya que se trata de sentar las bases que hagan posible avanzar en una capacidad de aprendizaje colectiva en un determinado ámbito territorial o regional.

 

¿Qué obstáculos existen a la hora realizar innovación territorial?

Los obstáculos a la incorporación de innovaciones territoriales pueden provenir de varias fuentes:

  • De un lado, puede darse una inercia a la continuidad de las anteriores formas de funcionamiento, las cuales reflejan, al fin y al cabo, viejas estructuras de poder excluyente.
  • A esto se puede unir como obstáculo, la escasa comprensión acerca de los cambios actuales que están modulando el funcionamiento de las economías a nivel mundial, como es la necesidad de enfrentar los importantes retos de la crisis climática internacional y los cambios requeridos en el modelo productivo y energético actual, basado en una utilización intensiva de los combustibles fósiles, un hecho ante el cual hay que incorporar alternativas basadas en las energías renovables, cuanto antes.
  • Por supuesto, la inexistencia de espacios de participación regional público-privada, o la falta de autonomía y competencias efectivas por parte de gobiernos regionales y municipales constituye también –en mi opinión- un factor limitante de los procesos de innovación territorial.
  • Y, de igual modo, pueden citarse como obstáculos: (i) la continuidad de un diseño centralizado de programas de actuación sectorial que requieren actuaciones territoriales diferenciadas, y (ii) la reducida coordinación interinstitucional entre los diferentes niveles de las Administraciones Públicas, todo lo cual redunda en duplicidades o falta de eficiencia y eficacia en la toma de decisiones de política pública.