P. Andre Hubert: “El Papa Francisco toca temas que nunca la Iglesia había tratado tan directamente”

291

P. Andre Hubert: “El Papa Francisco toca temas que nunca la Iglesia había tratado tan directamente”

Durante la semana pasada el Papa Francisco visitó el Congreso de Estados Unidos y fue recibido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde trató diversos temas entre ellos, habló sobre desarrollo sostenible, medio ambiente y cambio climático.

Lo anterior tiene raíz en la encíclica, titulada Laudato Si (Alabado Sea), primer documento que un Papa dedica a la protección medioambiental, consta de 190 páginas, cubriendo amplios temas sobre la humanidad y el entorno. Entre los puntos que trata se encuentran las siguientes aseveraciones:

El calentamiento global es real.

Es principalmente el resultado de la actividad humana.

Los países ricos tienen una «deuda ecológica» con los países pobres.

Creación de instituciones internacionales fuertes

Presión a los líderes políticos y sacrificio individual

 

Conversamos en esta oportunidad con Andre Hubert, Vice Gran Canciller de la Universidad Católica del Norte, acerca de la encíclica y el rol del Papa y la Iglesia en la construcción de políticas públicas.

¿Cuál es su parecer respecto a la encíclica de medio ambiente?

El Papa Francisco toca temas  que nunca la Iglesia había tratado tan directamente; por ejemplo este tema del medioambiente. Nunca un Papa había
hecho una encíclica sobre eso, otro Papas habían hablado del tema, pero no como contenido principal. El Pontífice ha hecho varias  declaraciones que no van en contra de la Iglesia, pero si les da más énfasis, eso es importante y lo enfoca de manera cristiana y de manera social.  Cualquier ser humano puede entender su discurso simple y directo. Habla del calentamiento global y todos entienden qué es. No parte de la fe, ni de lo que dice la biblia, sino que reconoce un problema y  dice que los seres humanos somos responsable de éste, todo el mundo tenemos que trabajar para solucionar el inconveniente.  Es una visión muy amplia y permite llegar a todo  el mundo. Es un Papa que lo reciben en la ONU y el presidente de Estado Unidos, los musulmanes, los judíos, tiene relación con todos. Hoy somos todos hermanos, hay una perspectiva distinta.

Esto demuestra  que la Iglesia tiene algo que decir respecto a políticas públicas, ¿Cuál es su rol?

Siempre la Iglesia ha tenido algo que decir. En la Edad Media, la Iglesia no dirigía, pero si tenía mucha influencia, todavía la tiene. Siempre su palabra ha tenido una cierta valoración. Antes la Iglesia se ponía un poco fuera del mundo, es decir, observaba desde el exterior, pensando que se tenía la verdad  y que solo se  ayudaba a los demás sin ser parte. La perspectiva del Papa es distinta. Él dice “yo soy un ente que quiere conversar con otro”, no como un ser superior a los demás, sino que se pone al mismo nivel. Es una perspectiva distinta, de diálogo y construcción conjunta, donde se aporta a las políticas públicas a través de la visión horizontal de las relaciones.

Es entonces, el Papa Francisco es quien ha innovado en la Iglesia…

Los Papas anteriores, con la santidad que tenían, nunca se habían  puesto a ese nivel. El Papa Benedicto era un excelente profesor, pero que dicta cátedra a los demás. El Papa Juan Pablo II, era un personaje excelente, pero siempre tratando de apoyar a los otros. Pero el Papa Francisco es simplemente un pastor para conversar. Eso lo hace más cercano y no juzga a nadie, él es muy distinto.