Leonardo Romero

499

logo_ordsa“La desalinización de agua de mar es, al parecer, la solución tecnológica más prominente”

Entrevista al Director de Ceitsaza

Leonardo_Romero_AranguizLa Región de Antofagasta se encuentra enfrentada a una latente crisis de disponibilidad de su recurso hídrico. Datos sobre la relación entre extracción por uso consuntivo y disponibilidad del recurso muestran que en el 2011 la demanda superó la capacidad de oferta, según el Banco Mundial.

Por lo anterior ORDSA conversó con Leonardo Romero, Director del Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto, Ceitsaza, de la Universidad Católica del Norte, Ingeniero Civil Químico de profesión, Magister y Ph. Teknisk Licenciate, Royal Institute of Technology Stockholm – Sweden, sobre la situación actual del recurso hídrico en la zona norte del país.

¿Cuál es el estado actual del recurso hídrico en el norte del país?

A nivel nacional, el sector agropecuario-forestal es el mayor consumidor de agua, con excepción de la Región de Antofagasta, donde el mayor consumidor es el sector minero con aproximadamente un 69%, seguido del sector sanitario con un 18% y el sector agrícola con un 13%. Las principales cuencas en explotación en la región de Antofagasta son: cuenca El Loa, cuenca Salar de Atacama y cuencas Altiplánicas (Ollagüe, Ascotán, Pampa Colorada y Alta Puna)

En la Región de Antofagasta, las condiciones de extrema aridez imperantes provocan la ocurrencia de una importante escasez de recursos hídricos, limitando de modo significativo, el desarrollo de la actividad productiva de la región. Existe un déficit de abastecimiento de agua en la región, que tiende a hacerse cada vez más crítico ante la creciente demanda del recurso, principalmente en los sectores urbano y minero, y a pesar de que no se espera un incremento significativo de la demanda por agua para riego, el Gobierno Regional se encuentra interesado en mantener y potenciar la escasa actividad agrícola y ganadera de la región, pues ésta se asocia a la preservación de culturas indígenas que han sobrevivido a través del tiempo gracias a dicha actividad agropecuaria.

¿Cuáles son los principales problemas que enfrenta?

El principal problema que enfrentan las regiones del norte de Chile es el estrés hídrico en que se encuentran dichas regiones, lo que crea conflictos entre los sectores productivos agrícolas y mineros principalmente. Tal es el caso de la Región de Atacama donde existe una fuerte competencia por el agua entre la minería en expansión y la agricultura de exportación. En el caso de la Región de Antofagasta se generan conflictos con las comunidades indígenas del altiplano y el sector minero por el agua cordillerana.

Otro gran problema existente en las regiones del norte de Chile es la entrega excesiva de derecho de agua muy por sobre la disponibilidad real del recurso hídrico, lo que ha acarreado en algunas cuencas una desertificación y sobreexplotación del recurso.

La no existencia de un plan de manejo integral del recurso hídrico y asociado a un desconocimiento de la real disponibilidad del recurso hídrico en la región, es también un gran problema ya que limita el desarrollo económico de la región.

¿Quiénes son los responsables de ello?

La responsabilidad de los grandes conflictos que existen en torno al agua es el código de agua, ya que considera al agua como un bien transable, permitiendo la mercantilización de esta e impactando la preservación de las comunidades y de los ecosistemas.

¿Qué soluciones propondría usted frente a los problemas hídricos de las regiones del norte del país?

Ante el incremento de la demanda del recurso hídrico, por el sector productivo, principalmente el minero, y el decrecimiento de la oferta del recurso, ya sea por una sobreexplotación y/o reducción en la recarga de acuíferos por los efectos que se estarían produciendo debido principalmente a cambios climáticos, se hace necesario formalizar una estrategia regional público-privada que considere la construcción de un modelo de Gestión Integral del recurso hídrico que facilite la toma de decisiones en la región. Junto a esto, se hace necesario también buscar nuevas fuentes de agua, mediante la exploración de aguas subterráneas, el uso de agua de mar, y el reuso de las aguas residuales urbanas, que permitan descomprimir el estrés hídrico en la que está sumida la Región de Antofagasta. Hoy en día, existe el convencimiento de que el desarrollo de nuevos proyectos mineros descansa en el abastecimiento de agua de mar para su uso en los procesos productivo sea esta desalinizada o no.

¿Se están utilizando nuevas tecnologías en el recurso hídrico?

Entre las soluciones tecnológicas que se están evaluando y que podrían implementarse a futuro, para incrementar la disponibilidad y el uso sustentable del recurso hídrico, se mencionan: incrementar la eficiencia hídrica en las faenas mineras; trasvase de cuencas y planes directores de cuencas; y aumentar la disponibilidad del recurso hídrico ya sea a través de la exploración de aguas subterráneas, uso de agua de mar, y reuso de las aguas residuales urbanas.

Según su parecer, ¿dónde se debe hacer mayor inversión para mitigar en parte el problema del agua?

Actualmente, aprovechando el elevado precio del cobre y aunque el costo energético de impulsar el agua hacia los lugares de las faenas mineras es elevado, la desalinización de agua de mar es al parecer la solución tecnológica más prominente de todas las enunciadas anteriormente, para asegurar la sustentabilidad del recurso hídrico y potenciar las inversiones tanto mineras como las de otros sectores, como lo son la agricultura y el turismo en la región de Antofagasta.