Curitiba, Brasil: Ejemplo de práctica en desarrollo urbano sustentable

882

Una ciudad que adopta como objetivo ser ecológica: ésta es la nueva referencia que aporta Curitiba, capital del estado brasileño de Paraná, en un contexto de crisis mundial de modelos urbanos.

Curitiba es una ciudad pionera en el desarrollo urbano sostenible. Desde hace cuatro décadas viene viendo descender su índice de criminalidad, sus ciudadanos gozan de un comparativo mejor nivel de vida y ha frenado la contaminación. Las claves de este ecodesarrollo urbano radican fundamentalmente en la voluntad política municipal, que se ha mantenido invariable en abordar la problemática urbanística de una forma coherente y radical.

En este reportaje, entonces, se pretende mostrar en qué ha consistido la estrategia que llevó a cabo el Municipio de Curitiba para transformar esta ciudad en un modelo de integración de medio ambiente, urbanización y desarrollo sostenible. Para esto, se abordan tres grandes áreas: desarrollo sostenible, medio ambiente y transporte, intentando mostrar cómo el terreno de lo utópico o deseable puede llevarse a la práctica y de cómo otra forma de entender la ciudad es posible.

Se debe conservar el medio natural, pero a su vez, mejorar la calidad y el nivel de vida de la población. Ésta fue la conclusión a la que se llegó en la Conferencia de Río de Janeiro de 1992, sobre desarrollo sostenible. Allí se estableció oficialmente que lo sostenible no se refiere exclusivamente al componente medioambiental de las cosas, sino que hay que contemplar del mismo modo las cuestiones sociales y económicas, y ver en qué forma interaccionan estas variables.

Es que este proceso se ha llevado a cabo gracias al desarrollo de un nuevo proyecto urbano promovido por un equipo multidisciplinar de arquitectos, urbanistas, ingenieros, economistas, sociólogos y otros técnicos. Pero a esto se suma -y con tanta importancia como lo anterior- un fuerte sentimiento de pertenencia por parte de sus ciudadanos. Porque Curitiba no es sólo una referencia ecológica para el mundo, sino que es una ciudad poblada por individuos que aman el lugar donde viven.

Es decir que la idea de “desarrollo sostenible” se cumple, porque además de conservar el medio natural, los curitibanos están comprometidos con mantener su ciudad limpia y con verla crecer cada día.

Por lo tanto, el caso de Curitiba es un precedente ejemplar en una América Latina donde lo más común suele ser empezar de nuevo, abandonando los proyectos y los resultados anteriores, en lugar de acumular certezas.

Fuente y más información en: http://curitibaciudadsostenible.webs.com/