spot_img

Cooperativas silvoagropecuarias de la Región de Coquimbo detectan brechas para potenciar su gestión de negocios

Esto gracias a la realización del proyecto de desarrollo de consultorías para cooperativas silvoagropecuarias locales.

Brechas socio-organizacionales, de gestión de negocios y transversales a las distintas cooperativas, fueron parte de los resultados presentados en la jornada de cierre del proyecto de «Elaboración de planes de negocio para el fortalecimiento en agronegocios de cooperativas del sector silvoagropecuario y/o de la cadena agroalimentaria asociada de las regiones de Atacama y Coquimbo”.

Esta iniciativa es ejecutada por la Universidad Católica del Norte (UCN), a través del Instituto de Políticas Públicas (IPP), y cuenta con el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA); y consistió en la realización de consultorías a cooperativas de la Región de Coquimbo, donde se capacitaron a sus socios y realizaron un trabajo en conjunto de elaboración de planes de negocios, además de la identificación de brechas y el diseño de planes de trabajo.

Ocho fueron las cooperativas participantes en este proyecto, las cuales provienen de las provincias del Choapa, Elqui y Limarí; entre las que se encuentran: Cooperativa Vinos del Choapa, Nocedales del Choapa, Huentelauquén, Agrícola Agropecuarios de Canela, Cooperativa Campesina Tulahuén, Campesina Westermeier, Agrícola Ajial de Quiles y Agropecuaria Apiqueen de Monte Patria.

En relación a la ejecución de esta iniciativa, Luis Moncayo; Director del Instituto de Políticas Públicas, sede Coquimbo, recalcó la importancia de la generación de espacios favorables para el desarrollo de formas asociativas de trabajo, lo que finalmente significaría un aporte al sector alimentario y agroalimentario.

“Para nosotros, como Universidad Católica del Norte, ha sido ha sido un importantísimo aprendizaje y en particular para el Instituto de Políticas Públicas; porque nos ha permitido una vez más desenvolvernos en ese mundo rural agrícola, tan importante para la sociedad y particularmente para el país”, afirmó Moncayo.

Por su parte, Wanda García; representante macrozonal de Atacama – Coquimbo de FIA, destacó que, “esta consultoría surge en respuesta a evidencia levantada durante los últimos años y que tiene relación con la importancia de generar instrumentos de apoyo para las cooperativas”, señalando además que, el fin principal es poder “fortalecer procesos de innovación, por supuesto en gestión organizacional, en procesos internos y de vinculación con sus asociados y agentes externos; como también la generación y el fortalecimiento de unidades de negocio”.

Principales desafíos

Entre las principales brechas internas identificadas en relación a aspectos socio-organizacionales, se destacó como un factor prioritario el poder asegurar el compromiso de los asociados con las cooperativas, puesto que, según Natalia Sandoval, Profesional del IPP y coordinadora del proyecto “ese compromiso depende en gran medida, de lo que se le está comunicando al socio y de cómo el negocio está siendo beneficioso; por eso lo importante de cuantificar, tanto los costos como los beneficios”.

Asimismo, frente a la brecha interna relacionada a la gestión del negocio, aparecen como las más relevantes el déficit de registro o de data a nivel predial, la limitada puesta en valor de atributos diferenciadores de sus productos y la dificultad de contar con un equipo estable de gestión.

A su vez, en relación con las brechas transversales que pudieron ser identificadas, se evidenciaron los problemas de conectividad; lo cual dificulta la conexión de las cooperativas con el mercado, la alfabetización digital con los asociados. Como también, en relación a brechas externas a las cooperativas; se relevó la necesidad de rediseñar programas de fomento dirigidos a las organizaciones asociativas.

Plan de negocio colaborativo

Una de las cooperadas participantes en esta iniciativa, Tanya Westermeier; socia de WesterCoop, manifestó sus apreciaciones frente a las distintas acciones llevadas a cabo durante el proceso, señalando que “a través de distintos talleres de capacitación, reuniones de trabajo que fuimos teniendo con el equipo, nos permitieron ir conociendo lo que era un plan de negocios y cómo poder desarrollarlo y ahí pudimos saber para qué realmente nos podría servir en nuestras cooperativas”, afirmó.

Asimismo, Manuel Sotomayor, de la Coop. Nocedales del Choapa indicó que “hay muchas cosas que rescatar, pero lo importante es que este plan de negocios lo hicimos juntos, y vamos a poner todo el empeño en poder realizarlo y que nuestros socios lo tomen como un punto de referencia”.

Último artículo