Rafaelle Trapasso: “Existe un vínculo entre la utilización de las energías renovables y el desarrollo regional”

289

Entrevista al experto de la OCDE

Raffaelle

Cada vez se habla más del uso de la Energías Renovables No Convencionales (ERNC), siendo la energía solar y eólica, las más destacadas  con mayor potencial en el norte del país.

Como una forma de encontrar respuestas y dialogar sobre el tema, el Instituto de Políticas Públicas, realizó el pasado 23 de julio el segundo panel de discusión sobre ERNC, así como aquellos factores que permitirían su promoción e incorporación en los proyectos de inversión en la Región de Antofagasta.

En dicho encuentro participó  el experto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Raffaele Trapasso, con quien conversamos en esta oportunidad.

 ¿Cuál es el panorama de las energías renovables a nivel mundial? O específicamente en los países miembros de la OECD.

China se ha convertido en el lugar de la energía renovable. El país está invirtiendo masivamente para mejorar y sanear su sector energético. Esto incluye el desarrollo de matrices hídricas no convencionales incluyendo la energía eólica y la energía solar (fotovoltaica, en particular). Otras economías emergentes también están invirtiendo en energías renovables. India, por ejemplo, ha puesto en marcha una ambiciosa política para promover la energía renovable a partir de biomasa. Y, por supuesto, Brasil confirma su liderazgo en el uso de la biomasa para producir combustibles y energía. Después de la desaceleración debido a la crisis financiera, el despliegue de las energías renovables en los países de la OCDE, está despegando de nuevo. En Europa, las políticas nacionales son más sabias que en el pasado y los subsidios públicos son más bajos y específicos. Los países europeos todavía son percibidos como líderes en el campo de las tecnologías de energías renovables y  verdes en general.

¿El uso de energía renovable contribuye al desarrollo regional?

 Existe un vínculo entre la utilización de las energías renovables y el desarrollo regional. Sin embargo, el vínculo no es automático. El informe de la OCDE «Vinculación de Energías Renovables para el Desarrollo Rural», que se basa en 16 estudios de casos en Europa y América del Norte, muestra que en varias regiones la inversión en energías renovables no pudo entregar los resultados esperados en términos de empleo, creación de empresas e incluso en términos de seguridad energética para la comunidad local. Esto se debe a diferentes factores. En primer lugar, las expectativas eran demasiado altas. Hay una narración sobre «crecimiento verde» que es muy popular entre los políticos y los votantes, pero no siempre muy robusto. Por ejemplo, hay poca referencia al hecho de que la energía renovable es un sector intensivo en capital que no puede generar muchos puestos de trabajo. En segundo lugar, los responsables políticos trataron de evitar los altos costos de transacción necesarios para vincular la producción de energía con el desarrollo económico mediante el establecimiento de altos subsidios para los actores en el negocio de la energía renovable. Esto crea distorsiones en el sistema. En tercer lugar, el enfoque de política estaba en la producción de energía, pero no en la distribución / transmisión (redes inteligentes). Sin embargo, también hubo casos exitosos en los que la energía renovable se desplegó para bajar el costo de la energía para una comunidad o una empresa regional dada. En estos casos, el despliegue de las energías renovables no dependía de los subsidios públicos. Además, estas regiones rurales fueron capaces de participar en la I + D en materia de energía o para actividades relacionadas con la fabricación de las tecnologías verdes.

¿Cuáles son sus principales ventajas y desventajas respecto al desarrollo de un territorio?

Sin considerar la mitigación del cambio climático, que es un objetivo de la política mundial, el desarrollo de las energías renovables puede proporcionar a las comunidades rurales varias ventajas, incluyendo la inversión (infraestructura), los ingresos fiscales, y oportunidades de negocio. Sin embargo, para dar a las comunidades rurales la posibilidad de beneficiarse de la energía renovable, la política nacional no debe ser «espacio ciego». Las políticas nacionales sobre la base de un «un modelo generalizado» provoca distorsiones a nivel regional que inciden en la posibilidad de establecer un vínculo entre la energía renovable y el desarrollo económico y también puede dañar a una comunidad. Por ejemplo, en algunas regiones las tecnologías de energías renovables, como la fotovoltaica comenzaron a competir con la agricultura por el uso de la tierra. Del mismo modo, las turbinas de viento comenzaron a competir con el turismo para el uso de los servicios de paisaje. Estas dinámicas se deben a una política nacional mal diseñada para el despliegue de las energías renovables.

¿La energía nuclear es viable en Latinoamérica?

La energía nuclear se encontraba fuera del alcance del informe. Esta tecnología requiere gran inversión nacional, que no puede ser manejado por un gobierno regional. Dicho esto, la experiencia de China muestra que la energía nuclear puede ser integrada en una estrategia nacional de energía que también promueve las tecnologías no convencionales de energía renovable. Los países de América Latina que deseen implementar la energía nuclear debe considerar también que – para ser viable desde un punto de vista financiero – la energía nuclear requiere gran inversión pública y una estrategia a largo plazo que se ocupa de todos los costos relacionados con este tipo de fuente de energía, incluida la gestión de los residuos y el costo social (nuclear no es popular entre la gente). No es una fuente de energía barata, pero puede proporcionar al sistema una carga de base para hacer frente al problema clave de las tecnologías de energía renovable: la intermitencia.